La Ultra Alta Definición se sitúa en España al nivel de los líderes europeos del mercado

 

TV-UHD-en-Europa

Madrid, 25 de septiembre de 2019. Entre abril de 2018 y abril de 2019, un 44,8 % de los televisores vendidos en España contaba con tecnología Ultra Alta Definición (UHD o 4K). Se trata de un dato de Gfk expuesto durante la conferencia anual de SES en Londres, donde diferentes representantes de la industria involucrada en el desarrollo de esta tecnología -creadores de programas, fabricantes, minoristas, responsables de transmisión de contenidos- dejaron patente que la Ultra HD sigue creciendo. 

España se sitúa así al nivel de otros países europeos como Francia (con un 50,1 % de las ventas en el periodo mencionado), Italia (41, 8%), Reino Unido (53,8 %) y Alemania (58,4 %). Los espectadores germanos lideran por el momento un mercado que, si bien no crece a la velocidad a la que lo hizo la Alta Definición, mantiene un ascenso constante al contrario de otras tecnologías audiovisuales que no han calado entre el público a escala masiva. 

Para ratificar esta solidez, Thomas Wrede,  vicepresidente de nuevas tecnologías y estándares de SES, explicaba que, "en comparación con los dos últimos años, existe un grado de confianza mucho mayor respecto a la disponibilidad de contenidos 4K UHD. Los flujos de trabajo de producción también han mejorado. Hace quince meses, algunas voces en la industria se preguntaban: "¿Sufrirá la UHD el mismo destino que la tecnología 3D?" Hoy podemos decir que la respuesta es no: la UHD está aquí y está completamente asentada. Son buenas noticias".

Entre las razones para entender esta progresión, los participantes en las conferencias hablaron de la contribución positiva de los propios espectadores, que reclaman con mayor intensidad poder disfrutar de su televisor al 100% gracias a la calidad UHD, una exigencia que ha incidido en un aumento de la producción de contenidos, con la ficción y el deporte a la cabeza. También ha jugado sus bazas el efecto llamada de las plataformas audiovisuales –ya sean de TV lineal, OTT o Vídeo Bajo Demanda- sobre sus usuarios. 

8K, siguiente paso

A principios de septiembre, coincidiendo con la celebración de IFA Berlín,  SES lanzó un canal de televisión capaz de emitir contenido en resolución 8K y en abierto a través de la posición orbital 19.2º Este. Es un ejemplo de las capacidades del satélite para incorporar anchos de banda cada vez mayores y garantizar la excelencia en la transmisión de estos contenidos. 

Según apuntaba en Londres Chris Johns, ingeniero jefe de Sky UK, y en base a una investigación de IHS Market, el 63% de los televisores vendidos en Europa Occidental en el cuarto trimestre de 2018 fueron pantallas 4K. Pero Johns lanzó otras preguntas: “¿Es el 4K el límite o debemos dar el siguiente paso e ir hacia el 8K? ¿Hasta donde podemos llegar para obtener un retorno de la inversión? Cualquier tecnología debe suponer una experiencia perfecta para el cliente, no es recomendable presionar demasiado al consumidor”, añadía.

En el análisis del siguiente estándar, Graeme Stanley, director comercial de Insight TV (canal especializado en deportes de acción, estilo de vida y entretenimiento) aludía al impacto que el 8K puede tener sobre la génesis de la creatividad audiovisual ya que “el ojo necesita captar más detalles, por lo que serán habituales las tomas largas, influyendo en la narrativa”.