Un mundo conectado gracias a O3b

10/05/19
 

O3b_FR_Networks
© O3b_FR_Networks_Story1_Credit-Marie Ange

Hace 10 años SES se propuso hacer realidad una aparente quimera: llevar la Sociedad de la Información a todo el planeta y acabar con la brecha digital gracias a las capacidades de la tecnología satélite. Hoy, aquel ímpetu visionario llamado O3b ha permitido que 20 satélites de órbita media (MEO) hayan cambiado la vida de millones de personas gracias a la conectividad que ofrece la conocida como ‘fibra en el cielo’.

El último capítulo de esta aventura de innovación disruptiva tuvo lugar a principios del mes de abril, cuando 4 nuevos satélites de O3b fueron lanzados al espacio desde el Centro Espacial en Kourou (Guayana Francesa) para reforzar una constelación de la que desde 2014 disfrutan aquellos usuarios que no podían esperar a la llegada de las infraestructuras de telecomunicaciones tradicionales. Hoy, O3b opera en 50 países de todo el mundo y 24 operadores móviles/telcos ofrecen servicio a más de 15 millones de usuarios finales gracias a estos satélites.

Junto al componente tecnológico –O3b llega a los grades cruceros o a plataformas energéticas en alta mar- el proyecto tiene alta dosis de compromiso social. O3b ha agilizado la restauración de las comunicaciones tras los desastres naturales vividos en Perú y Puerto Rico, ha facilitado que muchos negocios prosperen a áreas remotas gracias a su acceso a la Red y lleva a cabo soluciones a medida en cualquier rincón del mundo, como posibilitar el acceso al entorno digital de más de 10.000 funcionarios públicos en Burkina Faso.

Como explica Luis Sahún, director general de SES Astra Ibérica, “el potencial para conectar a Internet a personas de todo el mundo gracias a los satélites es casi ilimitado”. En este sentido, el directivo destaca que, frente a otras constelaciones, como las de órbita baja (LEO), que aún tienen que superar trabas normativas y técnicas, los servicios de O3b están disponibles desde el mismo momento de su lanzamiento, en 2014. “Llegamos en igualdad de condiciones a las islas del Pacífico, a países del interior de África o a comunidades ‘desconectadas’ de América Latina, que ahora pueden disfrutar de conectividad de banda ancha de alta capacidad y baja latencia”, añade Sahún.

El último lanzamiento también marca un punto de inflexión para O3b, ya que es el paso previo a la puesta en órbita de la siguiente generación MEO de SES: O3b mPOWER,  siete satélites actualmente en fase de desarrollo que serán lanzados en 2021 llevando a nuevas esferas el servicio prestado hasta la fecha.